El Pasquín

Just another WordPress.com weblog

POLÉMICO HALLAZGO CIENTÍFICO

Posted by El Pasquín en febrero 16, 2007

En pleno auge de la violencia en el fútbol, con clausuras, detenciones, heridos, desmanes en casi todos los estadios, guerras internas en el club River Plate, trifulcas en el partido Nueva Chicago – Racing, y enfrentamientos en Talleres – Los Andes, el polémico sociólogo Andrés Oppenhauer presentó esta mañana una teoría darwiniana que serviría para explicar lo que casi de forma cotidiana sucede cada vez que se practica este deporte.

Según la teoría de este experto en materia de conducta humana, el hincha o “barrabrava”, sería una especie de hombre que se habría detenido unos eslabones antes en la cadena evolutiva, justo dos estadíos antes del humano de características definidas como normales. Este homínido que él definió como fanaticus limitadus tendría un rasgo particular, una fuerte propensión a la violencia y a retomar conductas primitivas, casi animales. Ahí la explicación del por qué de ese rasgo típico como puede ser manejarse en masas, o el placer que encuentran en hacinarse en micros o en las tribunas.

Oppenhauer explica que el hecho de arrojar piedras contra los “enemigos”, balbucear en vez de hablar y los cánticos guturales que realizan al ritmo de instrumentos de percusión son actividades muy características de los primeros hombres, una conducta que identifica perfectamente al fanaticus. También el sentimiento de identidad de estos seres es extremadamente fuerte, una vez que toman partido por una bandera o camiseta son capaces de matar al ver a cualquier integrante de otra tribu.

Es claro que este pseudo- humano incivil carece de capacidad de raciocinio, si atendemos a que son capaces de morir o matar por una causa en la cual ellos no pueden incidir en nada para cambiarla, por ejemplo que su equipo gane o pierda, queda demostrado el por qué lo definí como limitado. Además -amplió- el escaso nivel de cultura y de masa encefálica de estos homínidos los presenta como animales fáciles de dominar, ingenuos y siempre proclives a seguir los mandatos de cualquier garca, dirigentes de fútbol o político que – a cambio de algún billete, algo de comida o bebida- sea reconocido como líder.
* Nota por Martín Palmetta, entrevista exclusiva a Andrés Oppenhauer para El Pasquín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: