El Pasquín

Just another WordPress.com weblog

RÍO BRAVO// La película de la semana

Posted by El Pasquín en febrero 2, 2007

El diplomático Juan Antonio Yáñez Barnuevo, o el Facilitador, como fue denominado el enviado del rey Juan Carlos de España, terminó su gestión de casi una semana con reuniones en ambas capitales a orillas del río de La Plata. El español no logró su objetivo de concertar una mesa de diálogo entre los presidentes rioplatenses para tratar el tema de la construcción de las pasteras en Fray Bentos y esta mañana partió con las manos casi (*) vacías hacia la ciudad de Madrid.

Barnuevo no pasó mas allá de tomar mate tanto en Buenos Aires como así en Montevideo, lo que no es para desmerecer, esto le sirvió para realizar un análisis a fondo en la diferencia de sabores de la yerba con y sin palo. Frente a la cuestión de la empresa Botnia no consiguió ningún tipo de avance, es más, esta mañana el vocero de la papelera finesa aseguró que no mudarían la obra “ni en pedo” ya que reafirmó “cumplir” con todos los estándares ecológicos” requeridos por la comunidad internacional”. Tabaré se río un rato con el Facilitador y se mostró mas que interesado en los chismes de la realeza española, pero de ahí no pasó, le fue imposible conseguir la reapertura del diálogo entre Argentina y Uruguay.

El conflicto por las pasteras en el río Uruguay siguió igual, los cortes de ruta se continuaron aunque sin complicar a los veraneantes de febrero que se dirigían a Punta del Este y que arribaban plácidamente al aeropuerto de Maldonado sin mayores problemas. Evangelina Carrozo volvió a aparecer en cámara, esta vez invitada por la señora Le Grand a exhibir en su almuerzo, además de el ya mundialmente reconocido trasero que esta vez no se podía ver porque estaba sentada, su siliconado busto y para opinar sobre el tema.

En definitiva se podría decir que el enviado del rey disfrutó de unas mini vacaciones en el río de La Plata en donde pudo degustar el afamado mate y comparar qué país tenía el porongo mas grande, gozar de la tierna carne del cordero patagónico y saborear el chivito uruguayo. Hasta casi pasó desapercibido ya que nadie le llevó el apunte, salvo (por eso el * de casi) el dueño de una sastrería de la calle Florida que lo reconoció cuando diplomático compraba un traje con descuento de una afamada marca. (http://www.clarin.com/diario/2007/02/01/elpais/p-00301.htm)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: